El regreso a las pistas no pudo ser más emocionante para el cuencano Juan Gerardo Guerrero y su copiloto Andrés Felipe Carpio, luego de que consiguieran tres victorias consecutivas en las válidas nacionales desarrolladas en Pelileo, Imbabura y la última en Azuay.

Durante las competencias a bordo de su EVO IX marcado con el número 128, esta dupla mostró cualidades innatas al volante y sobre todo una lectura de la hoja de ruta impecable. Juan Guerrero alabó el trabajo de su copiloto con quien viene trabajando varios años.

En la ultima competencia disputada en Cuenca entre el viernes 1 y sábado 2 de Octubre, Juan Guerrero marcó un ritmo impecable desde el primer prime de velocidad. Durante el Power Stage nocturno también sobresalió su participación, pese a que el lojano Ruben Cuenca le venía, literalmente, respirando en la nuca o en este caso en el guardachoque.

La categoría RC2N donde compiten fue la más dura y en esta edición contó con la presencia de ocho máquinas que le pusieron más emoción al ambiente tuerca. Ruben Cuenca, quien regresaba luego de dos años de inactividad dio una dura batalla y se adjudicó el segundo lugar marcando un tiempo de 1:13:02, mientras que Guerrero hizo un tiempo de 1:12:26.

El tercer lugar fue para el también cuencano Carlos Joaquín Alvarez. El suco como lo conocen también regresa de una prolongada inactividad y pese a ello marcó un tiempo de 1:14:08, con lo que le bastó para ganar el tercer puesto.

El ambateño Luis Valverde también regresó a las pistas en su EVO X y lo hizo de una buena forma. “Un trazado excelente, muy técnico que había que manejarlo con cabeza” indicó el piloto que tiene raíces cuencanas. En esta ocasión debió contentarse con el cuarto puesto.

Otro de los pilotos cuencanos que dieron pelea fue Fernando Andrade, quien llegó en la quinta posición luego de algunos problemas en su EVO X. Andrade había retomado la actividad en la edición anterior en Imbabura y en casa debió contentarse con la quinta posición. “Teníamos todas las ilusiones de hacer el 1-2 con Juan Gerardo (Guerrero), pero las cosas no se dieron y toca seguir preparándonos”, indicó.

La gente que se apostó a lo largo de los 92 kilómetros en los siete especiales de velocidad disfrutó de principio a fin esta jornada automovilística organizada de forma impecable por el Automóvil Club del Azuay.

La premiación se realizó en las inmediaciones del Mall del Río y contó con la participación de un gran número de aficionados.

Compartir en
Show Buttons
Hide Buttons

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: